El éxito o el fracaso empresarial en manos de “las tres E”

David Somoza Mosquera

Imagen: Google

En el mundo empresarial, por muy exagerado que pueda parecer, hay tres conceptos que determinan el éxito o fracaso de un negocio. Eficiencia, eficacia y efectividad, conocidas como “las tres E”, son mencionadas constantemente dentro de las compañías. Sin embargo, hay que tener cuidado. Estas palabras suelen ser utilizadas como sinónimos y no lo son.

De hecho, se trata de cuestiones diferentes, pero que a diario están presentes en el accionar de las empresas. El buen uso de la eficiencia, la eficacia y la efectividad es determinante en la productividad, el buen desempeño interno y externo, la calidad, la rentabilidad, en fin, en todas las áreas de las compañías.

La utilización correcta de “las tres E” en el ámbito de los negocios garantiza una gestión adecuada, así como el logro de los objetivos trazados. Por ello, es sumamente importante no confundir estos conceptos y sus significados.

La eficiencia consiste en hacer bien las cosas basándose en la mejor relación posible entre los recursos empleados y los resultados obtenidos. En resumen, se refiere a cómo se hacen las cosas.

La eficacia se centra en qué cosas se hacen. Esto implica realizarlas de manera correcta, es decir, lo que mejor conduce a la consecución de los resultados.

La efectividad se obtiene cuando se unen a la vez la eficiencia y la eficacia, es el punto de equilibrio entre a,bas. En otras palabras, qué cosas se hacen y cómo se hacen las cosas.

En una empresa se pueden dar situaciones en que se es eficiente en algún aspecto, pero no eficaz y viceversa, lo que significa que no hay efectividad.

¿Se entiende ahora la importancia de que “las tres E” interactúen correctamente? Con la eficiencia, se busca garantizar mejores resultados que, por ejemplo, el año anterior.

La eficacia persigue asegurar que el trabajo es producido y entregado de acuerdo con los objetivos establecidos. Y la efectividad consiste en medir positivamente el grado de cumplimiento de los objetivos planteados.

Así que “las tres E” pueden parecer lo mismo, pero definitivamente no lo son.

Empresario con más de 30 años de experiencia en el sector productivo venezolano #Purolomo #Alibal

Empresario con más de 30 años de experiencia en el sector productivo venezolano #Purolomo #Alibal