Emprender no es fácil, pero tampoco imposible

La idea no es abrir un negocio solo por abrirlo, hay que analizar con cautela

Imagen: Google

DAVID SOMOZA MOSQUERA

Nadie apuesta a perdedor a la hora de emprender un negocio. La ilusión de abrir las puertas de un negocio nuevo siempre está cargada de buenas energías para que la experiencia sea gratificante tanto para el público, como para quien está invirtiendo recursos, tiempo y fuerzas en el mismo.

Emprender cada día toma más fuerza en nuestros países. Sin embargo, no hay que pensar en abrir un negocio solo por abrirlo. Cuando se tiene la idea de un emprendimiento hay que analizarla con cautela. Pensar detenidamente en qué se va a ofrecer. Si bien es una opción montarse en la ola de lo que los consumidores más buscan, también lo es probar con algo que no está o por lo menos no es tan común conseguir en el mercado en el que se quiere incursionar.

Hay que estudiar bien a la competencia. El objetivo no puede ser sacar un producto solo por lanzarlo. Es importante ver cuál es su oportunidad real en el mercado. Si después de analizarlo se opta por su lanzamiento, entonces se debe ofrecer al consumidor un extra.

De nada sirve agregar una marca más a una larga fila de productos similares, tiene que ser atractivo. Debe destacar desde su concepción hasta su campaña de promoción, en la cual se resalte ese plus que ofrece frente a los productos de la competencia.

Emprender también produce incertidumbre, sin ninguna duda, y la habilidad del líder del naciente negocio está en manejarla. No hay que afanarse por lograr muchas cosas en poco tiempo.

Ciertamente se debe salir con una estrategia concreta, pero también hay que considerar que pueden presentarse una serie de factores imponderables que pueden, en algún momento, jugar en contra. Por ello, es conveniente ir haciendo los ajustes que se requieran sobre la marcha, pero sin detener en demasía el proceso.

Así como la idea lo es, los recursos para abrir el emprendimiento también son importantes. El dinero para el arranque el proyecto debe estar garantizado. Y una vez abierto el negocio hay que rodearse de gente que aporte para su desarrollo.

Mantener el bien o servicio que se ofrece al día, no demorar en atender a los clientes y ofrecerles a los compradores las vías más seguras y expeditas para que obtengan los productos es crucial. Esto garantizará que se cree una relación con esta nueva idea por sobre las de la competencia.

En resumen, emprender no es fácil, pero tampoco imposible

Empresario con más de 30 años de experiencia en el sector productivo venezolano #Purolomo #Alibal

Empresario con más de 30 años de experiencia en el sector productivo venezolano #Purolomo #Alibal