Trabajo a remoto: ¿Saludable o no?

David Somoza Mosquera

Image for post
Image for post
Fotografía: Google

La contingencia por el COVID-19 ha causado, sin lugar a dudas, un cambio estructural en la forma de laborar: muchos trabajadores debieron llevar la oficina a la casa. Y esto ha tenido consecuencias… Algunos problemas relacionados con la salud laboral en el trabajo presencial se trasladaron al hogar con la pandemia.

Los empleados, al verse prácticamente obligados a trabajar desde la casa para prevenir el contagio, han visto alteradas sus rutinas y sus horarios se han roto. Además, cada vez cuesta más diferenciar lo laboral de lo personal.

Todo ello implica distracción, tensión y estrés para los trabajadores, a lo que se suma la incertidumbre y el miedo al coronavirus y su impacto no solo en el ámbito de la economía, sino también en la cotidianidad.

De hecho, psicólogos sociales y relacionistas industriales ya han advertido que el estrés y las situaciones emocionales extremas que producen esta emergencia sanitaria son un riesgo para la salud, lo cual también podría impactar la productividad de las empresas.

Así que es recomendable que las compañías procuren lograr el bienestar emocional y físico de los empleados. Para ello, hay que insistirle al trabajador sobre la necesidad de diferenciar el tiempo de trabajo del tiempo de ocio mediante una rutina diaria en el hogar, que permita repartir de forma armónica ambos horarios.

Además, las empresas, a través de sus gerencias respectivas, deben estar vigilantes de los empleados para que acaten las normas de los manuales e instructivos de protección y salud laboral en sus casas, a fin de prevenir riesgos, algunos asociados con lesiones de espalda o articulaciones por mala posición corporal o interminables jornadas frente a la computadora.

Esto ocasiona contracturas y dolor que se pueden convertir en una lesión más grave y permanente. Para evitarlo, expertos recomiendan tomarse un descanso de 4 a 5 minutos, acompañado de estiramientos de la columna, cuello, manos, brazos y piernas cada 40 minutos de labor.

La fatiga visual es otro problema para la salud y lo que se aconseja es parar la actividad unos minutos, además de estar a 40 centímetros de la pantalla con una iluminación suficiente.

Estas son apenas unas recomendaciones. Dependerá de cada empresa y sus empleados alcanzar un equilibrio mientras se trabaja a remoto. El propósito es minimizar los riesgos laborales en el hogar hasta que se pueda retomar el trabajo presencial.

Written by

Empresario con más de 30 años de experiencia en el sector productivo venezolano #Purolomo #Alibal

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store